La reflexión de Margarita Rosa de Francisco cuando salía con Jaime Garzón

La reflexión de Margarita Rosa de Francisco cuando salía con Jaime Garzón

Margarita Rosa de Francisco muy conocida por su fantástica carrera de actriz y ahora ademas por los comentarios que genera al partido Uribista en Colombia, reflexionó sobre su romance con el humorista político Jaime Garzón.

Cuando yo iba a las fiestas de la política bogotana con Jaime Garzón, me llamaban muchas personas a reprocharme que yo saliera con “ese tipo tan feo y, para rematar, de izquierda”. Hoy en día esas mismas no lo bajan de “genio” y de alguien que le hace falta al país, expresó Margarita Rosa de Francisco.

En los años 90 se comenzaba a rumorar que Margarita Rosa de Francisco comenzaba a salir con Jaime Garzón, el humorista político no querido por la derecha colombiana.

Con los dientes torcidos, de clase media y con pocos lujos; la clase social privilegiada de colombiana, como dijo la escritora Carolina Sanín no podían creer que un hombre como Jaime Garzón saliera con la mujer más deseada de la época.

Margarita escribió en su libro “El hombre del teléfono” las llamadas que le hacía Garzón a la actriz mientras ella se encontraba en España. Eran épocas convulsivas y melancólicas para Margarita, su fracasado matrimonio hizo que su regreso a Colombia se volviera casi imposible.

Margarita estuvo por lo menos 2 semanas en Bogotá para grabar la serie “Puerta Grande” y “el rumor volvió a tomar fuerza.

Los medios cuentan que Margarita y Jaime no se separaron ni un minuto en esas dos semanas, bailaron, comieron, pasearon e hicieron diferentes planes.

Grandes comentarios bochornosos pasaban en esa época como:

“Garzón es muy feo para Margarita que es tan bella”. “Margarita se debe sentir muy sola para involucrarse con un loco como Jaime”. “El es sincero, querido y comprensivo”. “Jaime, como todos, tiene derecho y también su corazoncito”. “Garzón en su vida personal no es tan loco como parece”.

Margarita con esos comentarios demostró que las personas juzgan al comienzo, pero luego son esos mismos que juzgan los que muestran la admiración por esas personas.