Petro responde a Francisco Santos sobre ‘pánico’ de inversionistas

Petro responde a Francisco Santos sobre ‘pánico’ de inversionistas

El senador de la oposición Gustavo Petro le respondió al saliente embajador de Colombia en Estados Unidos, Francisco Santos, quien aseveró este lunes que los “inversionistas de EE. UU. le tienen pánico” al senador de la Colombia Humana y un triunfo en las elecciones presidenciales del año entrante podría asustar a muchos.

“Tengo que ser sincero. La inestabilidad política por el resultado de las elecciones del 2022 sí tiene a muchos mirando. Los inversionistas le tienen pánico a Petro. Lo que dicen es que donde llegue a ganar ese señor no vamos invertir allí y esa es la verdad. Y lo dicen con nombre propio porque no saben qué puede hacer un señor de esos, que puede ser como en Venezuela o Perú. Ese es el mensaje que nos están mandado”, dijo Santos.

Desde sus redes sociales el senador le respondió que el actual Gobierno fue el que dejó perder el grado de inversión y expresó que la inversión extranjera cuando él sea presidente llegará.

“Amigo Pacho Santos, nosotros recuperaremos el grado de inversión que ustedes dejaron perder. La inversión extranjera que necesitamos llegará y mucha alrededor de nuestras prioridades en el plan de desarrollo: vías férreas, tranvías, energías limpias, agroindustria e industria”, trinó Petro.

Petro se refiere a que en mayo de este año la calificadora norteamericana Standard & Poor’s Global Ratings anunció que le quitaría a Colombia el grado de inversión, reduciendo la calificación del país a BB+ con perspectiva estable. Así pues, la deuda del país entró en la categoría de grado de no inversión especulativo para los estándares de la calificadora.

¿Esto qué implica?

Entre otras cosas, la firma BDO le explicó a Portafolio que implica un aumento en la prima de riesgos del país, en un corto plazo se ve reflejada en las tasas de interés más altas, lo cual afectaría directamente al país en términos económicos al tener una deuda más costosa para personas naturales y jurídicas, lo cual reduciría las opciones de financiación para el país.

También se podría dar un retiro de compañías internacionales que operan y generan empleo en el país, debido a que al perder su grado de inversión podría tener un efecto dominó por la falta de confianza en el desarrollo del país, con lo que se disminuiría la inversión extranjera y podría aumentar la tasa de desempleo.