Piden a legisladores de EE. UU. tomar medidas por vi0lencia policial en Colombia

Piden a legisladores de EE. UU. tomar medidas por vi0lencia policial en Colombia

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) sanciona el uso de la vi0lencia hacia los manifestantes en Colombia y solicita al gobierno de Joe Biden sentenciar los abus0s policiales y pide que se suspenda la venta de materiales antidisturbios a Colombia.

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo en Colombia, 16 civiles y un policía murier0n en las manifestaciones que empezaron el 28 de abril en todo el país. El ministerio de Defensa contabilizó 846 personas lesionadas, de las cuales 306 son civiles. Las autoridades detuvieron a 431 personas durante las protestas y el gobierno exigió desplegar militares a las ciudades más afectadas. Algunas oenegés acusan a la policía de dispar@r contra civiles.

Después de cinco días de protestas en contra de la polémica reforma tributaria, que el presidente Iván Duque retiró el domingo pasado 2 de mayo, hechos vi0lent0s generados por todo el país. Hechos, que fueron sentenciados por varias organizaciones de derechos humanos.

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), una organización líder en investigación y promoción de derechos humanos en las Américas, castigó la vi0lencia y le pidió al gobierno de Estados Unidos, dirigido por Joe Biden, así como al Congreso del país condenar los excesos policiales.

“Ante estos hechos, que han dejado decenas de muert0s y herid0s, WOLA pide al gobierno de Biden y al Congreso de Estados Unidos que condenar los excesos policiales, distanciar a Estados Unidos de la retórica incendiari@ de los funcionarios, y exigir al gobierno colombiano reformar el ESMAD y que responsabilizar a quienes han vi0lado los derechos humanos desde el inicio de las protestas el 28 de abril”.

Wola repudió también las proclamaciones de algunas figuras públicas, que dicen, “reaccionaron a las protestas agravando la vi0lencia, estigmatizando a los manifestantes y sirviendo a una agenda más amplia contra los Acuerdos de Paz, por ejemplo, @tacando a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP)”.

Hace un llamado de atención sobre “los problemáticos tuits del ministro de Defensa, Diego Molano, en los que igualaba a la Minga, una acción de protesta colectiva indígena pacífica, con ser terr0rist@s, y los tuits del expresidente Álvaro Uribe, eliminados posteriormente por Twitter por vi0lar las políticas de la comunidad que prohíben glorificar la vi0lencia, en los que defendía el uso de @rmas de fuego por parte de la policía contra los manifestantes, alimentaron la represión contra estos”.

La organización menciona datos de la Campaña para Defender la Vida, en los cuales sobresalen, “hasta el momento las fuerzas de seguridad pública son responsables de 21 h0micidi0s, varios de los cuales eran jóvenes; 208 personas heridas, incluidos 18 casos de lesiones oculares graves; 42 agresi0nes y abus0s cometidos contra defensores de los derechos humanos y periodistas; 10 casos de agresi0nes sexu@les contra mujeres; y 503 detenciones, en su mayoría arbitrarias”.

Según la Oficina en Washington para asuntos Latinoamericanos, La reacción de la policía ante las protestas que tomaron lugar en todo el país en noviembre de 2019, septiembre de 2020, y abril a mayo de 2021, obligan a reexaminar la necesidad de mayor rigurosidad en condicionar a la protección de derechos humanos, la asistencia estadounidense que favorece a la Policía Nacional de Colombia.

“El ESMAD no debe recibir asistencia de Estados Unidos, ya que tiene un historial atroz de cometer graves vi0laciones de los derechos humanos con impunidad. Cualquier ayuda al ESMAD probablemente sea y deberá seguir siendo considerada una vi0lación de la Ley Leahy, la cual prohíbe la financiación estadounidense a fuerzas de seguridad implicadas en vi0laciones de derechos humanos. WOLA recomienda firmemente que se suspenda la venta de materiales antidisturbios a Colombia hasta que se demuestre una adhesión más estricta a los procedimientos adecuados para la desescalada y el uso de la fuerza letal y no letal”, señala la ONG.